Recursos en Salud Mental a tu alcance

Delirios y alucinaciones en la enfermedad mental

Delirios_y_alucinaciones

Delirios y alucinaciones persistentes

A pesar de tomar la medicación la persona enferma puede seguir teniendo delirios y alucinaciones, aunque sean menos intensos que en la crisis. Hay personas que experimentan las voces como algo que está dentro de su cabeza y se muestran perplejos ante un fenómeno tan extraño. Otros por el contrario las oyen de igual manera a como perciben las conversaciones normales.


¿Qué debemos hacer?
Es inútil intentar convencer con argumentos que lo que oye o cree no es real, que es incorrecto o lógicamente imposible. Intentar probar el error en una creencia delirante, no sólo es inútil, sino contraproducente y deteriora la relación. La persona puede sentirse incomprendida o incluso menospreciada cuando se le intenta demostrar que es absurdo o irreal aquello de lo que está completamente convencido. Aumenta la preocupación y también el tiempo que la persona dedica a pensar en ello. Afianza más sus creencias, busca nuevos datos que las corroboren y buscará nuevas explicaciones que irá incorporando a su delirio. Aumenta el malestar en la familia porque darle la razón supone que se mantenga alejado de la realidad pero intentar cambiar sus creencias, las fortalece y aumenta los conflictos.

¿Qué podemos hacer?

Es necesario y en primer lugar, informar al psiquiatra para que ajuste el tratamiento y cerciorarnos de que la persona está tomando la medicación correctamente.

Manejo de las alucinaciones auditivas resistentes al tratamiento farmacológico
Transmitirle comprensión por el malestar que la vivencia puede producirle. “Debes sentirte muy mal. Si yo notara lo mismo que tu también me sentiría mal”. Ayudarle a identificar los momentos y situaciones en que se producen con más frecuencia. “He notado que las oyes más cuando estás en tu habitación”.

Manejo de las creencias delirantes
Manifestarle claramente que pensamos de otra forma pero sin discutir las razones. “Me parece muy improbable que Hacienda te esté investigando”. Transmitirle comprensión con el malestar que la persona puede sentir. “Entiendo que si crees eso, te sientas mal”. Valorar hasta qué punto la persona puede considerar la posibilidad de estar equivocado “si un alto responsable de Hacienda viniera y te dijera que no están interesados en ti ¿dejarías de creer que te persiguen?”. Intentar que la persona no dedique la mayor parte del tiempo a pensar en eso. Es conveniente animarlo a intentar centrarse en otras cosas que también sean importantes para él y procurar que su conversación gire en torno a temas diversos.
¿No encuentra la respuesta que busca?

Contacte con expertos

Por favor, danos tu nombre y apellidos de contacto

Puedes dejar tu teléfono, si quieres que te llamemos

Por favor, indique desde que país nos escribe

Puedes seleccionar varios temas

Escribe aquí tu consulta