Causas de la esquizofrenia TITULO

La esquizofrenia es el resultado de un conjunto de factores que predisponen en mayor o menor medida al paciente al desarrollo de la enfermedad, aunque las causas por las que la enfermedad se presenta o, por el contrario, no se manifiesta, es todavía una incógnita. Desde nuestros grupos de autoayuda podemos deducir, que una de las causas de la enfermedad es producto de un elemento biológico, ambiental y genético, unido a un factor precipitante.
Hoy en día se acepta de forma generalizada un modelo de “vulnerabilidad al estrés”, en el cual se considera la esquizofrenia como un fenómeno que se produce en personas biológicamente vulnerables. Este modelo explica la enfermedad como el resultado tanto de factores biológicos y genéticos (lo "innato") como de experiencias vitales (lo "adquirido").
Una vulnerabilidad genética o predisposición biológica interactúa con el ambiente y con los acontecimientos vitales (estresantes) para desencadenar la aparición de la enfermedad. Cuanto mayor sea la vulnerabilidad subyacente, menos estrés se necesita para desencadenar la enfermedad. Y a la inversa, cuanto menor sea la contribución genética será mayor el estresante necesario para producir un resultado particular. Incluso así, alguien con una predisposición a la psicosis no tendrá necesariamente que desarrollar una esquizofrenia. Tanto la predisposición biológica como el estrés son necesarios para que esto suceda.
Elementos biológicos y/o ambientales:

  • Alteraciones en la química del cerebro Neuronas. Células nerviosas con prolongaciones (axones y dendritas) que permiten la transmisión del impulso nervioso.
    Neurotransmisores DOPAMINA, SEROTONINA y GLUTAMATO. En la enfermedad existe una descompensación de estos elementos. No se sabe qué nivel de ambos, debe tener cada individuo para funcionar bien mentalmente. No hay posibilidad de analizarlo, como por ej. El litio, las monoaminas y otras sustancias.
    Ahora se sabe que muchas de las sustancias que intervienen en la comunicación neuronal tienen un papel clave en enfermedades mentales: el conocimiento de la química del cerebro permite el desarrollo de fármacos, cada vez mejores.
  • Alteraciones en la forma y el funcionamiento del cerebro Otro factor muy investigado es la posibilidad de que durante el desarrollo del cerebro (que se produce en fases tempranas de la vida, pero que puede prolongarse hasta la adolescencia) se produzca una alteración en la forma y funcionamiento del mismo. De manera que se producen deficiencias que, junto con precipitantes ambientales, por ejemplo el estrés, llevan a síntomas esquizofrénicos en la adolescencia y la edad adulta.
  • Predisposición genética Hay evidencia sobre la heredabilidad de la esquizofrenia, lo que nos hace pensar que existe un fuerte componente genético en la enfermedad. Aun así, la investigación actual estima que el ambiente juega un considerable papel en la expresión de los genes involucrados en el trastorno. Es decir, que poseer una carga genética importante no significa que la condición vaya a desarrollarse necesariamente.
    Hoy en día hay disponibles potentes herramientas de genética molecular que nos permitirán en un futuro identificar los sistemas biológicos implicados en la forma en la que se desarrolla la enfermedad.
    Los datos obtenidos en los estudios de genética molecular realizados a gran escala y actualmente en curso (especialmente los estudios de asociación del genoma humano completo), parecen prometedores. Pues si se pudieran identificar las predisposiciones genéticas a diversas enfermedades psiquiátricas, podría utilizarse este conocimiento para desarrollar tratamientos más eficaces.
  • Infecciones por virus
  • Factores Prenatales En los casos que no existe esquizofrenia en la historia familiar de una persona con esquizofrenia, es frecuente encontrar una historia de complicaciones en o alrededor del momento del nacimiento, tales como infecciones por virus durante el primer trimestre del embarazo, desnutrición materna o asfixia del bebé en el parto.