Esta revista bimensual surge a raíz del trabajo realizado en el taller “Revista” de ASAM, donde nuestros usuarios pueden dedicar tiempo a expresarse, reflexionar sobre temas de interés, debatir, expandir sus conocimientos...  lo que les ayuda a mejorar sus habilidades sociales y de organización de ideas, mejora capacidad de ordenar el discurso, ejercitar la memoria, pasar el rato y realizar un trabajo real con un propósito concreto.

TRASTORNO BIPOLAR

  • DEFINICIÓN
  • CLASIFICACIÓN
  • SÍNTOMAS FASE MANÍACA
  • SÍNTOMAS FASE DEPRESIVA
  • CAUSAS Y DIAGNÓSTICO
  • TRATAMIENTO

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es un trastorno mental que afecta a los mecanismos que regulan el estado de ánimo. La persona que sufre un trastorno bipolar pierde el control sobre su estado de ánimo y éste tiende a describir oscilaciones más o menos bruscas, que van desde la euforia patológica a la depresión.

En este sentido cabe señalar, que todos tenemos oscilaciones anímicas normales. No obstante en los trastornos bipolares estas variaciones del humor son extremadamente intensas y se mantienen varios días, incluso meses y años en el tiempo y no están relacionadas con situaciones del exterior. (duelos, problemas económicos, separaciones…) 

Clasificación de los trastornos bipolares

Los trastornos bipolares se clasifican en función de su tipo de presentación. Se dividen principalmente en:

Trastorno Bipolar Tipo I:

Ha habido al menos una  fase maníaca que ha durado más de una semana. Algunas personas con Bipolar I tendrán solamente fases maníacas, aunque la mayoría tendrá también periodos de depresión.

Trastorno Bipolar Tipo II:

Si se tiene más de una fase depresiva severa pero solamente fases maníacas moderadas (llamadas hipomaníacas).

Ciclación rápida:

Si se tienen más de cuatro fases en un periodo de doce meses.

Ciclotimia:

Los cambios del estado de ánimo no son tan intensos como en el trastorno bipolar completo pero pueden duran más. La ciclotimia puede convertirse en trastorno bipolar.

 

Para considerar que una persona está presentando un episodio de manía tienen que darse al menos cinco de los siguientes síntomas:

  • Disminución significativa en las horas de sueño: La persona no siente la necesidad de dormir
  • Aceleración del pensamiento
  • Hiperactividad, planificación de actividades placenteras
  • Alteración del habla: Verborrea
  • Distraibilidad
  • Grandiosidad
  • Impulsividad, irritabilidad
  • Sintomas psicóticos: delirios y/o alucinaciones (solo se pueden dan en episodios de manía)

Los episodios mixtos se presentan síntomas maníacos y depresivos de forma simultánea. Los síntomas más característicos son:

  • Hiperactividad
  • Aceleración del pensamiento
  • Ideación Depresiva (sentimientos de inutilidad, falta de ilusión, culpa)
  • Comportamiento desordenado
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Cambios bruscos del humor
  • Alteración del patrón de sueño

Para considerar que una persona está presentando un episodio depresivo tienen que darse al menos cinco de los siguientes síntomas, durante, al menos, 2 semanas:

  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi todos los días, indicado por el relato subjetivo o por observación de otros.
  • Marcada disminución del interés o del placer en todas, o casi todas, las actividades durante la mayor parte del día, casi todos los días.
  • Pérdida significativa de peso sin estar a dieta o aumento significativo, o disminución o aumento del apetito casi todos los días.
  • Insomnio o hipersomnia casi todos los días.
  • Agitación o retraso psicomotores casi todos los días.
  • Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
  • Sentimientos de desvalorización o de culpa excesiva o inapropiada (que pueden ser delirantes) casi todos los días (no simplemente autorreproches o culpa por estar enfermo).
  • Menor capacidad de pensar o concentrarse, o indecisión casi todos los días (indicada por el relato subjetivo o por observación de otros).
  • Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor de morir), ideación suicida recurrente sin plan específico o un intento de suicidio o un plan de suicidio específico.

Causas de los Trastornos Bipolares

Los trastornos bipolares presentan una clara predisposición genética. Pero una cosa es la carga biológica que se pueda tener y otra es presentarlo. ¿De que depende? De la interacción de estos factores genéticos con los ambientales.


Así pues, la vulnerabilidad genética que una persona pueda tener para padecer un trastorno bipolar, no es determinante para manifestarla; la interacción con el medio ambiente que nos rodea y nuestra interrelación será lo que determinará o no su presencia.

Los factores ambientales que aumentan la probabilidad de que una persona con una carga genética padezca un trastorno bipolar son: el consumo de sustancias (hachís, cocaína…), la aparición brusca de acontecimientos con una carga emocional intensa (p.e. fallecimiento de un familiar, una mudanza), presencia de situaciones de estrés mantenidas (p.e. el cuidado de una persona enferma).

Diagnóstico diferencial

El trastorno bipolar puede ser extraordinariamente difícil de diagnosticar ya que comparte muchos síntomas con otro tipo de enfermedades. Para poder hacerlo correctamente, los profesionales deben hacer un análisis diferencial, con las enfermedades con las que el trastorno bipolar, comparte algunos síntomas.


Trastornos bipolares vs Esquizofrenía En el trastorno bipolar Tipo I, al igual que en la Esquizofrenía o un trastorno psicoafectivo, pueden aparecer síntomas psicóticos.

Sin embargo, en el trastorno bipolar los períodos con síntomas psicóticos solo aparecen asociados a los episodios afectivos. Al igual que en la esquizofrenia, el trastorno bipolar también puede evolucionar a un deterioro cognitivo pero con un patrón diferencial, el áreas de mayor afectación en el Trastorno Bipolar, serían las funciones ejecutivas, mientras que en la esquizofrenia, están afectados una mayor cantidad de procesos cognitivos.

Trastornos bipolares vs Trastorno límite de la personalidad Los trastornos bipolares y el trastorno límite de la personalidad, se caracterizan por presentar inestabilidad afectiva, impulsividad, episodios de ira y trastornos de conducta. Diferenciar las dos patologías puede requerir una observación prolongada

 

Tratamiento del Trastorno Bipolar

La terapia farmacológica es imprescindible en el tratamiento de los todos los trastornos bipolares, tanto durante las fases agudas de la enfermedad como durante los periodos de eutimia.
Los fármacos más comúnmente empleados es la combinación de eutimizantes (p.e. litio, valproato, lamotrigina) con algún neuroléptico (aripiprazol, quetiapina).


En cuanto a las intervenciones psicosociales se ha demostrado que, durante los períodos de eutimia, su combinación con el tratamiento farmacológico mejora de forma significativa la evolución de la enfermedad, reduciéndose el número de episodios bipolares y aumentando su calidad de vida.

Rellena los campos de texto y se generará un correo electrónico que nuestro personal revisará y derivará para ofrecerte una respuesta lo antes posible.

    ¿Quieres Suscribirte al boletín de noticias?

    Según establece el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016 2016 y la Ley 03/2018 de Protección de Datos Personales y Derechos Digitales, FUNDACIÓN ASAM FAMILIA y ASOCIACIÓN SALUD Y AYUDA MUTUA (en adelante, ASAM) te informan que los datos de carácter personal que nos proporcionas a través del presente formulario serán tratados por nuestra compañía como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para poder registrarte como usuario y poder atender tu consulta, lo que implica que implica poder comunicarnos contigo y solicitarte información necesaria para poder atender tu petición. Como usuario de nuestros servicios, podremos también invitarte a participar en nuestros proyectos y poder enviarte nuestras publicaciones, promociones de servicios e información relacionada con nuestro objeto social.

    La legitimación se realiza a través de tu propio consentimiento como interesado. Te informamos que los datos que nos facilitas para esta sección podrán ser compartidos únicamente entre las entidades vinculadas Asociación Salud y Ayuda Mutua y Fundación ASAM Familia (ASAM) con CIF G79978482 y G86258399, con el único fin de proporcionarte mayor cobertura de información según la finalidad por la que recogemos tus datos, no pudiéndose enviar a ningún otro tercero en ningún caso salvo los obligatorios por requisito legal.

    La información la almacenaremos durante el plazo estrictamente necesario para cumplir con los preceptos mencionados con anterioridad o durante el tiempo necesario para cumplir con las obligaciones legales.

    Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación de tratamiento, portabilidad y olvido de los datos en fundacionasam@fundacionasamfamilia.org así como el derecho a presentar tu reclamación ante una autoridad de control. Te sugerimos que amplíes la información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad .