Apreciación musical desde mi propia percepción saludable de la realidad, por Pensadoremí

¡Tenemos equipo de fútbol!
septiembre 27, 2017
Vídeos
La enfermedad mental y las sustancias tóxicas
octubre 3, 2017

Apreciación musical desde mi propia percepción saludable de la realidad, por Pensadoremí

La música es un vehículo de comunicación de percepciones propias del autor, que a su vez reverbera en la apreciación que hace de ella el receptor. Acompaña al sentimiento de nación de los países en sus himnos, a las películas en sus momentos estrella (Marcha imperial, Star Wars ), a etapas de una relación de pareja en muchas canciones contemporáneas (Rolling in the deep, Adele) y no tan actuales (Dueto de Papageno y Papagena, Mozart), etc. De ella puede disfrutar tanto un ser humano prenatal en el vientre de su madre (por ejemplo el denominado efecto Mozart), como un bebé antes de acostarse (Canción de cuna, Brahms), como niños y cada vez más mayores. ¡Y los animales también! (Buddy Mercury Sings! Funny and cute beagle who plays piano!) Conforme avanza el desarrollo del cerebro, el usuario de la música va buscando relaciones más complejas: mecanismos internos dentro de su propio pensamiento que le hacen experimentar sensaciones. Los videoclips de las canciones actuales están frecuentemente cargados de simbolismos que, con el paso de los años y el desarrollo propio de la edad, la persona puede redescubrir en la información visual y auditiva que proporciona esta expresión artística.

Se puede hacer un uso de la música orientado a la finalidad que busque la persona que cuelgue una u otra canción en su tablón de Facebook, o el personal de marketing encargado de decidir qué canción acompaña a su producto comercial (Anuncio de HP, Mozart). También no es de extrañar que se recurriera a ella en la época óscura de la ultraderecha nazi para enaltecer el sentimiento de bloque dominante (Cabalgata de las valquirias, Wagner). Digamos que se vincula muy bien al rutinas del funcionamiento del cerebro humano: la mente puede empaparse de un impulso ya que la música canaliza realidades estéticas fórmales acopladas con emociones humanas, o viceversa según quién lo mire. Esto ocurre indistintamente de qué tipo de rasgos característicos mentales tenga el receptor, ya sea que predomine la vertiente más racional, la emocional, o quizás un equilibrio de las dos. Es interesante resaltar esta última característica, ya que una persona que “cojee” de uno de los dos hemisferios puede reprogramarse a sí misma con algo de asistencia en el caso de preparar bien sus listas de reproducción. Con esta finalidad de reprogramar, mejorar y enriquecer recurriremos a ella en este artículo dentro del contexto de este blog.

Desde la propia experiencia personal, la alteración de los mecanismos de respuesta ante impulsos externos hace que una persona en fase aguda de un brote psicótico no llegue a poder acompañar su comportamiento a lo que le rodea. El entorno cobra un sentido mágico, único para el que lo experimenta, esotérico, aterrador… Aunque para una persona que no haya recibido psicoeducación, ya sea el propio paciente o externo, resulte enigmático y oscuro, al final estos problemas de percepción de realidad se pueden reducir a problemas en el funcionamiento de neurotransmisores en las conexiones cerebrales. Entender que una desconexión con el entorno guarda similitudes con un descontrol de un proceso industrial por ejemplo (salvándose las distancias) ayuda mucho al protagonista de esa pesadilla a liberarse de la posible culpabilidad que sienta sobre sus actos enfermos.

En la fase aguda, el paciente ha de evitar las melodías paranoides y épicas, ya que se podrían llegar a enraizar en la paranoia y alimentarla. Fomenta el sentimiento de lucha contra “ellos”, “los malos”, “los que van en mi contra”, etc. Ejemplos ilustrativos del tipo de canción al que el autor se refiere son Dragonslayer armour, Dark Souls III y Tema de Umbrella, Resident Evil. En lugar de esto, recomiendo encarecidamente recurrir a la época Neoclásica de la música clásica, como Vivaldi y sus Conciertos para Ana María para una exposición prolongada a melodías lógicas y sanadoras del pensamiento erróneo. Otro ejemplo de este compositor son Las cuatro estaciones, como barrido emocional curativo. A mí, en uno de mis peores momentos, me hizo llorar y depurar mis vivencias conflictivas. Asimismo para combatir contra la desorganización mental, particularmente recomiendo las fugas de Bach, que son variaciones armoniosas a varias voces de un tema central (Fugue G minor, Bach). Bach, y el Barroco, son recargados por naturaleza, por lo que tampoco uno puede abusar en un momento de crisis, ya que uno de los problemas es la dificultad para centrar la atención.

Conforme se vaya terminando el episodio agudo y empiece la recuperación y concienciación de las limitaciones del paciente, el paciente ha de hacer un uso responsable del ejercicio de la apreciación musical para canalizar sus emociones al gusto, buscando contrastes en sus vivencias. En esta época y conforme más se avance hacia la salud, es importante que haya libertad para explorar sensaciones de ímpetu (Marcha eslava, Tchaikovsky), dolor por pérdida reciente (Sarabande, Haendel), amor y desamor (No quiero verla más, Estopa). Se ha de tener cuidado con aquellas melodías directamente relacionadas con el núcleo del pensamiento enfermo, y tratarlas con una distancia inicial prudencial. Pero llegado un punto, la etapa asintomática y sana se caracteriza por un dominio de los recuerdos pasados, experiencias presentes y por llegar. Con el uso de la música, uno puede reorientarse a ser más reflexivo o más espontáneo; más accesible o más introspectivo; más racional o más emocional… Es importante ser consciente de la potencia que tiene la música para ser partícipes de los impulsos que nos rodean en la televisión o yendo de compras, y también para llegar a identificar emociones tras una ruptura de pareja, en lugar de vagar a la deriva en la reproducción automática de Youtube.

Espero haber hecho llegar mi pasión por la apreciación musical a quienes leáis esto y, ya de paso, que podáis extraer algo en concreto que os pueda ayudar en vuestro día a día quizás.

Pensadoremí

Lista de canciones mencionadas

Marcha imperial,  Star Wars – https://www.youtube.com/watch?v=-bzWSJG93P8

Rolling in the deep, Adele – https://www.youtube.com/watch?v=rYEDA3JcQqw

Dueto de Papageno y Papagena, Mozart – https://www.youtube.com/watch?v=87UE2GC5db0

Tema de amor, Tchaikovsky- https://www.youtube.com/watch?v=9VMCiewc7mE

Canción de cuna, Brahms – https://www.youtube.com/watch?v=t894eGoymio

Buddy Mercury Sings! Funny and cute beagle who plays piano! – https://www.youtube.com/watch?v=J6nhSDAKRj8

Anuncio de HP, Mozart – https://www.youtube.com/watch?v=98npFd6QGOc

Cabalgata de las valquirias, Wagner – https://www.youtube.com/watch?v=GGU1P6lBW6Q

Dragonslayer armour, Dark Souls III- https://www.youtube.com/watch?v=Xy2OCRmxVAY

Tema de Umbrella, Resident Evil – https://www.youtube.com/watch?v=9L7mZH2u3Qc

Conciertos para Ana María, Vivaldi – https://www.youtube.com/watch?v=59EDnhuBEpk

Las cuatro esaciones, Vivaldi – https://www.youtube.com/watch?v=GRxofEmo3HA

Fugue G minor, Bach – https://www.youtube.com/watch?v=PhRa3REdozw

Marcha eslava, Tchaikovsky – https://www.youtube.com/watch?v=5poSw7tFLB4

Sarabande, Haendel – https://www.youtube.com/watch?v=klPZIGQcrHA

No quiero verla más, Estopa – https://www.youtube.com/watch?v=tycEROVDo44

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *